Sevilla flamenca

Compartir

Conoce el arte del baile y el cante andaluz

 
El FLAMENCO, también conocido como "cante jondo" constituye la expresión más pura del folclore andaluz. Sus orígenes, aún discutidos, se relacionan con la llegada de los gitanos en el siglo XV a las campiñas de Cádiz y Sevilla. Se cree que procedieron de una región del norte de la India, llamada Sid, que en la actualidad pertenece a Pakistán, de la que huyeron por una serie de conflictos bélicos o invasiones de conquistadores extranjeros.
A mediados de siglo XIX se populariza a través de los cafés cantantes. El primero de ellos se abre en Sevilla hacia el año 1885, extendiéndose posteriormente por Andalucía y Madrid. Hasta entonces el flamenco no había salido de reuniones familiares o fiestas particulares.
 
Míticamente este arte se ha relacionado con la raza gitana. Sin embargo el flamenco constituye un fenómeno complejo, con múltiples variantes y difícil de circunscribir a un grupo social o étnico determinado.
Todos los estudiosos de esta artística modalidad expresiva están de acuerdo en que sus tres elementos esenciales son el cante, el toque (la guitarra) y el baile, contando con innumerables estilos o palos, agrupados en familias según unas estructuras, melodías o temas más o menos comunes.
Hoy en día el flamenco cuenta con una historia repleta de figuras extraordinarias: Enrique el Mellizo, Manuel Torre, Tomás Pavón, La Niña de los Peines, Antonio Chacón, Manolo Caracol o Pastora Imperio conforman algunos de los pilares de este arte histórico y rico en intérpretes, que ha llegado a ser una de las señas más significativas de la cultura de nuestra tierra.
Mención especial merece José Monge, más conocido como Camarón de la Isla, quien ha conformado la última gran figura del cante gitano. Recorriendo todo el repertorio flamenco llegó a la más alta cota de popularidad y destacó por llevar a cabo experiencias innovadoras.
 
El interés actual por todo lo autóctono ha hecho que el auge flamenco sea hoy extraordinario. De ahí que esté naciendo un "nuevo flamenco", clásico y virtuoso por una parte y más abierto a otros géneros musicales por otra. Este panorama, en plena ebullición, ha llevado a la fama a artistas de la categoría de Enrique Morente o Carmen Linares en el cante, Cristina Hoyos, Mario y Belén Maya, Milagros Mengíbar, Antonio Canales o Joaquín Cortés en el baile y guitarristas como Vicente Amigo, Tomatito o Paco de Lucía. En definitiva una larga lista en la que no podemos dejar atrás a la Compañía Andaluza de Danza, extraordinaria formación de carácter público que desde 1995 se encarga de investigar y difundir el flamenco por todos los escenarios del mundo.
En Sevilla los turistas podrás disfrutar diariamente de la representación de este arte en todo su esplendor en los conocidos tablaos flamencos (herederos directos de los antiguos cafés cantantes) , en las peñas de los barrios o en los festivales de los pueblos.
Así mismo, a lo largo de cada año se celebran numerosos festivales relacionados con el tema, destacando por su importancia la famosa Bienal de Arte Flamenco, celebrada en la ciudad en los años pares y a la que suelen acudir las máximas figuras del cante y el baile. Este incomparable encuentro lleva funcionando ya veinte años y tiene como principal finalidad la interiorización de esta cultura en el tejido social sevillano y su posterior apertura en la totalidad del territorio andaluz.